Entrevista a Kathy van Patten

F.P.- ¿Podrías contarnos un poco acerca de tu vinculación con el mundo del movimiento? En el pasado, en el presente, y quizás en el futuro….

K.v.P.- He bailado desde que tenía 7 años. Aprendí ballet y jazz. El ballet lo hice en la escuela Robert Joffrey School of American Ballet, durante mi adolescencia. Bailé en varias compañías pequeñas: Indianapolis Ballet Theatre, New Jersey Ballet, Orange County Ballet Theatre.

Seguí bailando hasta los 40 años y paré tras someterme a una operación de prótesis completa de cadera en el año 2006. Ahora mantengo la esperanza de conseguir algo de tiempo libre para apuntarme a bailes de salón.

F.P.- ¿Cómo llegó a ti el método Pilates? ¿Con quién te iniciaste en esta técnica?

K.v.P.- Fui a una clase y enseguida supe que quería practicar Pilates y aprender a enseñarlo. Me fui directamente a la ciudad de Nueva York y estudié con Romana Krzyanowska. Con ella me certifiqué en los años 90 y regresé a Boston para enseñar lo que por entonces tenía copyright y se llamaba Pilates Method Body Conditioning. En esa época sólo existía una formación de Pilates en todo el mundo.

F.P.- ¿A qué tipo de público le has enseñado Pilates?

K.v.P.- He enseñado a gente de todos los niveles y capacidades, todas las edades y personas de muy diversas procedencias. Creo que los alumnos se podrían dividir en cuatro grupos: adultos que buscan un buen entrenamiento; jóvenes bailarines, gimnastas o patinadores que persiguen fortalecerse y adquirir la conciencia corporal que proporciona el pilates; atletas de élite y bailarines que quieren ampliar sus capacidades y prevenir lesiones; y alumnos de cualquier edad que, a causa de una lesión, necesitan rehabilitarse.

F.P.- En tu opinión, ¿cuál es la idea central, lo más importante, que un profesor de Pilates tendría que transmitir a su alumno?

K.v.P.- Pilates requiere pensamiento. Si le ponemos conciencia, nos enseña el funcionamiento de nuestro cuerpo y nos muestra cómo mejorarlo, individualmente. Haciendo esto ganamos confianza en nuestras capacidades corporales, y sentimos orgullo por sus sorprendentes capacidades.

F.P.- ¿Qué otras técnicas has incluido en tus enseñanzas?

K.v.P.- Mi formación en la danza ha influenciado la manera en que uso el ritmo y la cadencia, y me ha ayudado a tener mejor “ojo” para identificar el movimiento. Como profesora de ballet veía cómo los cuerpos ejecutaban movimientos clásicos como el tendu y el plie. Ahora empleo esa misma habilidad para observar los movimientos de Pilates. También he sentido una gran influencia del Sistema Gyrotonic. Esta forma de movimiento emplea mucho más el tacto de lo que es habitual en Pilates, y encuentro que resulta un modo de comunicación muy efectivo.

F.P.- ¿Cuáles crees que pueden ser buenos complementos para el método Pilates y cómo sugerirías que se combinasen?

K.v.P.- El complemento perfecto es el Gyrotonic. Requiere el mismo tipo de atención y reflexión que el Pilates. Gyrotonic y Pilates son técnicas propias y no deben combinarse en un mismo entrenamiento. Añade Gyrotonic a tu planificación de Pilates y obtendrás lo mejor de ambos sistemas. Ambas son técnicas muy potentes, que conviene practicar por separado.

F.P.- ¿Te parece que la práctica del Pilates en la costa este de los Estados Unidos es diferente a la práctica en la costa oeste?

K.v.P.- El Pilates de la costa este se ha visto fuertemente influenciado por Romana Krzyanowska y Kathy Grant. Su enfoque hacia el pilates clásico está basado en su interpretación personal y su trabajo con Joseph Pilates. La costa oeste, por su parte, ha recibido más influencia de Ron Fletcher, Eve Gentry y sus descendientes. Ambos vivieron sus propias experiencias junto a Joseph Pilates y eso caló en su manera de abordar el método.

No se puede resumir en blanco o negro: en el territorio estadounidense hay profesores buenos y malos, y no depende de si su formación o estilo de enseñanza viene del este o del oeste. Es más importante su manera de enfocar la profesión y tratar con sus alumnos. ¿Hacen ellos mismo ejercicio físico? ¿Están enseñando movimientos a sus propios cuerpos? ¿Siguen desarrollándose como profesores? ¿Son capaces de apreciar las diferencias entre un alumno y otro y adaptarse en consecuencia?

F.P.- ¿Qué impresión te causa la práctica de Pilates en España?

K.v.P.- Tan sólo he tenido oportunidad de evidenciarlo junto a Rocío Cárceles, en su estudio de Peak Pilates. Al final de esta entrevista os añado una carta que escribí sobre ella al equipo directivo de Peak Pilates en Estados Unidos ¡Con eso lo digo todo! Opino que es una de las mejores profesoras de Pilates con quien te puedes encontrar.

F.P.- ¿Cual es tu postura frente a la evolución del pilates clásico hacia estilos más modernos?

K.v.P.- Creo que es estupendo, hasta un cierto punto. Si Joe Pilates estuviera vivo, él mismo habría desarrollado y cambiado el trabajo. La situación no se puede quedar estancada en los años 60, que es cuando Joe falleció. Nuestra comprensión del movimiento humano ha avanzado y cambiado, como también lo ha hecho nuestro enfoque hacia el movimiento. Es importante honrar el trabajo clásico de Joe, al tiempo que lo avanzamos y llevamos a un nivel superior con nuestro conocimiento actual del cuerpo humano. Opino que debemos respetar y recordar los “ejercicios clásicos”, sin deslustrarlos ni cambiarlos.

Una base clásica: de igual manera que los músicos practican escalas o arpeggios, y los bailarines toman clases de ballet. Una vez que tienes la base, puedes llevarlo hacia donde tú quieras.

Éste es uno de los motivos por los que yo sigo trabajando de manera cercana con Juliu Horvath. Él aún vive y su trabajo está evolucionando. Mientras él siga vivo, el Gyrotonic continuará desarrollándose. Como Joseph Pilates no está vivo, son otras personas las que han continuado con su trabajo.

Sí que me plantea un conflicto cuando el Pilates se combina con otros tipos de ejercicio o movimiento, como Pilates/Yoga, Pilates/TaiChi, Pilates/Bolos o lo que sea. Estas variaciones no son Pilates y deberían llamarse de alguna otra manera. Si quieres hacer Pilates, hazlo con alguien que respete el trabajo y no esté intentando convertirlo en otra cosa.

F.P.- El año pasado fuiste ponente en la convención Re-evolution, que Peak Pilates celebró en Barcelona. Casualmente, ese mismo fin de semana, tenía lugar en los Estados Unidos la conferencia anual de la PMA. ¿Cómo te sientes de haber estado aquí?

K.v.P.- Me siento fantástica. El año pasado (2009) era la primera vez que visitaba Barcelona y me encantó. Tenía la ilusión de que este año me volvieran a invitar, y así ha sido. De manera que he aceptado inmediatamente.

F.P.- ¿Tienes más planes de volver?

K.v.P.- La realidad es que ya he vuelto. Estuve en Agosto en el nuevo estudio de Gyrotonic que ha inaugurado Rocío en Gava. Es un estudio fabuloso, con unas impresionantes vistas al mar. Yo estoy cautivada por la gente, la cultura y la pasión que la gente muestra ante el movimiento, y en concreto ante el Gyrotonic.

CARTA ENVIADA AL PRESIDENTE DE PEAK PILATES

9 de Noviembre de 2010

Estimado Kevin:

Espero que al recibir esta carta te encuentres bien y estés disfrutando de tu nuevo cargo en Peak Pilates. Yo llevo tiempo siendo una admiradora de Peak y respeto el trabajo que han hecho con el equipamiento y la formación.

El único motivo por el que te dirijo esta carta es porque siento el deseo profundo de decirte que el equipo que tienes en España, liderado por Rocío Cárceles, es IMPRESIONANTE.

Como información de base me gustaría decirte que yo me certifiqué inicialmente con Romana Krzyanowska, y posteriormente obtuve las certificaciones de PhysicalMind, Polestar Pilates, Stott Pilates (donde trabajé de profesora durante 3 años), y finalmente Power Pilates, para los que he trabajado como Teacher Trainer los últimos 8 años. También soy Master Trainer autorizado de Gyrotonic y, en este momento de mi vida, me dedico fundamentalmente a enseñar Gyrotonic alrededor del mundo.

Conocí a Rocío por primera vez el año pasado en Barcelona, cuando me pidió que acudiera a su conferencia como profesora. Ahí di clases de Pilates y Gyrotonic. Rocío había estado en Estados Unidos en el año 2008 y acudió a mi estudio para que yo le diera una clase. Entonces decidió invitarme a Barcelona para dar clases en su conferencia y hacer un Pre-Training de Gyrotonic en su estudio. ¡Todo esto después de haberme visto darle 1 clase en mi estudio de Boston!

En toda mi vida no he visto ni una sóla vez una persona tan impresionante en el mundo del Pilates. NINGUNA. Me quedo estupefacta ante su inteligencia, su conocimiento del Pilates y de las personas, su energía y su pasión. He pasado tiempo aquí, en su estudio, junto a ella y su “equipo”. En ninguna parte del mundo he visto este nivel de pasión, compromiso y talento. Y no quiero que se me olvide mencionar su “Clase”. Ella y su marido, Françesc, son dos de las personas con más clase, elegancia y educación que yo haya podido encontrarme en esta profesión.

He querido enviarte esta carta para decirte que tienes un “diamante” en tu organización. Es más impresionante de lo que pueda yo expresar con palabras. Estoy segura de que le avergonzaría saber que te estoy escribiendo esto pero yo llevo más de 20 años enseñando Pilates, he tenido varios estudios en Boston hasta el año 2009, y ahora trabajo como agente independiente. La carta te la escribo con el mero propósito de decirte de todo corazón que esta mujer es sobresaliente y su talento extraordinario, y que tienes mucha suerte de contar con ella en tu organización.

Con mis mejores deseos,

Kathy van Patten

RESPUESTA QUE RECIBÍ DE PEAK PILATES

Querida Kathy:

Gracias por la preciosa carta hablando de Rocío. Aquí todos les adoramos, a ella y a su marido porque son sin duda los mejores en lo que hacen en España. Estoy feliz de que consiguiera que enseñaras para ella y me fascina la experiencia tan increíble que tuviste junto a ella y su equipo. Somos realmente afortunados de que ella y Françesc formen parte de nuestro equipo.

Un afectuoso saludo y, si vienes alguna vez a Boulder, no dejes de comunicármelo.

Kevin

Kevin A. Bowen

Director de Formación