Entrevista a Núria Vives

Nuri1Núria Vives lleva más de treinta años ayudándonos a comprender el cuerpo. Mirando su página web, Núria se nos presenta como pedagoga y psicomotricista, pero ella es mucho más. En su escuela, la anatomía se aprende por dentro y por fuera, en lo físico y en lo sensorial. Su aporte al trabajo de Anatomía para el Movimiento de Blandine Calais-Germain ha conseguido que el aprendizaje riguroso de la anatomía resulte sencillo, creíble. Nos adentramos en el mundo de Núria, hablándole de tú a tú.

FP.: Buenos días, Núria. Tu trayectoria en el mundo de las técnicas corporales viene de lejos. ¿Podrías contarnos cómo te adentraste en este mundo, y cómo ha sido la evolución hasta la actualidad?

Vengo de la danza clásica. Pero una importante escoliosis me hizo plantearme otra manera de enseñar la danza a los niños. Me licencié en Ciencias de la Educación y me especialicé en Terapia Psicomotriz. Blandine se cruzó en mi camino cuando estaba estudiando en París y la anatomía aprendida con ella me permitió ver otra manera de relacionarme con el cuerpo, sobre todo cuando hay dificultades, y tuve el impulso de querer transmitirlo a los demás. Paralelamente había una búsqueda interior que me pedía el contacto con el cuerpo y la conciencia. Conocí sobre todo mujeres que en Europa habían desarrollado un trabajo corporal basado en la percepción y la conciencia, hasta que me encontré con el trabajo de Charlotte Selver, Sensory Awareness, y con él sigo desde hace 20 años.

Siempre he creído que conocer y sentir pueden ir de la mano y ser una excelente fórmula para comprendernos mejor.

FP.: La asociación entre Blandine y tú ha resultado en una absoluta sinergia. Sus libros resultan sencillos de leer pero uno se da cuenta de que, pasando por tus manos es cuando el contenido queda realmente digerido e integrado. ¿Cuál ha sido el aporte de cada una en este proyecto formativo?

Cuando la conocí en París, hace ahora treinta años, ella había terminado su formación con Mézières y ya tenía claro en su cabeza como sería el libro que quería escribir. Ella dibujaba para poder transmitir el mensaje desde el movimiento. Me decía: “será como en un cómic, dibujo al lado del texto para que sea fácil de comprender”. Ahora este libro es un best-seller. Está traducido a más de 10 idiomas. Cuando regresé a España yo tuve claro que quería traducir el libro y dar a conocer su trabajo. Y así fue. España es el país, junto a Francia, donde la metodología de A.P.M. (Anatomía para el Movimiento) ha sido más difundida y enseñada. Durante 30 años he aprendido a su lado, he organizado sus cursos en España y poco a poco he ido yo misma difundiendo el trabajo en marcos tan distintos como asociaciones de yoga, maternidades de hospitales, universidades, colegios profesionales…

Yo me considero una pedagoga del movimiento. Me gusta enseñar. Cada curso que doy me pongo el reto de encontrar nuevas maneras de hacer llegar el mensaje. Pero sobre todo que los alumnos puedan sentirlo y experimentarlo en sí mismos, antes de poder transmitirlo. Esta ha sido mi principal aportación. Dar un sentido integrador a la enseñanza de la anatomía. Actualmente, esta metodología de Anatomía, Integración y Movimiento continúa evolucionando y aplicándose en diferentes técnicas corporales.

 

FP.: Desde tu punto de vista, después de años trabajando con profesionales de las técnicas de movimiento, ¿todavía crees que hay necesidad de formación en anatomía?

La anatomía es un útil necesario para no perdernos en el discurso, en ideas o en fantasías. Para mí la anatomía no es un fin en sí misma, y sí un medio para ser más conscientes de nuestro cuerpo. Por ejemplo, saber cómo es un diafragma, dónde está ubicado y cómo funciona nos ayudará a poder disfrutar y aprovechar más y mejor el maravilloso acto de inspirar, ajustando la acción y obteniendo también los beneficios de su relajación en la espiración. Conocer la anatomía del movimiento que enseñamos en una clase, da sentido, coherencia y credibilidad a lo que proponemos.

FP.: ¿Qué personas acuden a tus cursos? ¿Intentas agruparlos de algún modo?

Lo que siempre me ha sorprendido al empezar un curso es ver la gran variedad de profesiones que agrupa. Desde profesionales de la salud hasta profesores de muy diversas técnicas corporales, todos nos reunimos alrededor de un tema. Se crea una dinámica de transversalidad que enriquece mucho a cada uno de los participantes y finalmente nos damos cuenta de que este intercambio nos hace más sabios y flexibles.

En temas especializados como el Periné Femenino o el ciclo de Anatomía y Preparación al Parto, que agrupan a determinados colectivos sanitarios, acostumbrados a cursos más teóricos, este enfoque les permite unir el conocimiento estudiado con la experiencia en el propio cuerpo.

FP.: Nuestros lectores sonNuri2 aficionados al Pilates, en su mayoría profesionales de este método. ¿Qué consejo podrías darles?

En los cursos observo los movimientos de los cuerpos de los participantes, y me he acostumbrado a ver cómo cada técnica “esculpe” de una manera particular a la persona que la ha practicado. Cada técnica, cada método o cada trabajo corporal ha encontrado su “pepita de oro” y, a menudo, esto nos estanca en una sola línea de trabajo a la vez que nos da seguridad. Permitirse variar y ampliar las maneras de respirar, de moverse y de experimentar en el cuerpo, va más allá del trabajo físico, nos da más flexibilidad y nos enriquece física y emocionalmente.

FP.: Gracias, Núria por compartir esta información con nuestros lectores. Amigos, os informamos que el próximo curso de Núria abierto al público será el de Columna Vertebral y tendrá lugar del día 1 al 5 de julio de 2011.

Puedes encontrar toda su oferta formativa de en el calendario de eventos de FuentePilates.com y en la página web www.nuriavivesanatomia.com