Pilates clásico hay más que uno

Confusión Clásica: Afinando en la definición del Pilates Clásico

¿En qué consiste el Pilates Clásico?

El Pilates Clásico puede explicarse claramente con sólo tres frases, pero existen un par de variaciones dentro de esta estricta definición. Merece la pena dedicar un tiempo a entender en qué consiste el Pilates Clásico y cuáles son las diferencias a la hora de enseñarlo. Incluso si eres un profesor del método Clásico, te animo a que lo leas. Si te surgen preguntas, comentarios, desacuerdos, o quieres hacer aclaraciones a lo que aquí menciono, ¡los recibiré con gusto!

En mi profesión, imparto seminarios y talleres a muchos profesores y me doy cuenta de que, habiendo yo sido entrenada por Romana Kryzanowska, la manera en la que enseño es diferente a la de algunos de mis colegas que también aprendieron con Romana. Somos muchos y cada vez más los que hemos evolucionado de manera diferente, creando al menos 2 subgrupos de Profesores de Pilates Clásico. ¡Me alegra tener este lugar donde compartirlo!

Pilates Clásico (definición):

Ejercicios que Joseph Pilates empleaba, en su mismo orden y con su misma finalidad. Ahora ahondemos en estas 3 partes del Pilates Clásico.

Ejercicios de Joseph Pilates:

El Pilates Clásico abarca exclusivamente los ejercicios que realmente creó el Sr. Pilates. Estos ejercicios se encuentran verificados por los Elders (primera generación de profesores, que tienen una visión cristalina de cuáles son los ejercicios del Sr. Pilates y cuáles son sus propias creaciones), también por fotografías (hay muchas y de muy buena calidad, con tomas desde la acción principal, a través de las distintas acciones hasta el siguiente ejercicio) y películas (al haberlas convertido a vídeo todo parece más rápido de cómo sucedía en la vida real, pero son valiosas, fácilmente accesibles en dvd y en Youtube y de visión obligada).

Un profesor de Pilates Clásico sólo enseña estos ejercicios y si hace otros ejercicios lo dice claramente. “Esto no es un ejercicio de Pilates…” y explica cuál es su origen (si es creación propia, si viene de la fisioterapia, el yoga, u otros).

Un profesor de Pilates Clásico podría inventar una modificación para ayudar o entrenar al cliente hasta que llegue a ejecutar la versión ideal del ejercicio, pero nunca dirá que esa modificación es un ejercicio creado por el Sr. Pilates. Se trataría de un ejercicio preparatorio cuya finalidad es ir evolucionando hasta la creación del Sr. Pilates.

En lo que a variantes se refiere (versiones avanzadas de un ejercico), un profesor de Pilates Clásico se ciñe al repertorio de variantes que creó el Sr. Pilates.

¿Por qué nos limitamos a las creaciones del Sr. Pilates y no introducimos nuestro propio trabajo o el de otros? Porque somos de la opinión de que hacerlo todo a la manera del Sr. Pilates realmente esculpe el cuerpo y la menta y los lleva al equilibrio. Los ejercicios del Sr. Pilates son suficientemente simples, retantes y “profundos” para ahondar en ellos durante toda una vida. Y nos guiamos por esta premisa.

El Orden de los Ejercicios:

El Sr. Pilates creó un orden concreto de ejercicios sobre suelo y reformer. Un profesor de Pilates Clásico sigue este orden cada vez que trabaja sobre el reformer o la colchoneta. Él o ella podrán omitir ejercicios para adecuar la sesión al nivel del cliente (a lo largo de los últimos 20 años, los programa de formación han creado sistemas para la determinación de cuáles son ejercicios de principiante -acciones fundamentales-, ejercicios intermedios – físicamente accesibles y suficientemente retantes para la mayor parte de la clientela-, ejercicios avanzados -verdaderamente retantes incluso para los clientes más fuertes y sanos. Algunos clientes habituales los harán, pero están realmente destinados a los verdaderos entusiastas-. Estos sistemas se desarrollaron para ayudar a los estudiantes y profesores nobeles a saber qué hay que hacer y qué hay que evitar hacer con un cliente).

Los profesores de Pilates Clásico enseñan un determinado orden de ejercicios, que Joseph Pilates creó para el reformer y la colchoneta.

¿Por qué lo hacen? Porque el orden del Sr. Pilates hace un correcto calentamiento, reto y enfriamiento del cuerpo. Su orden fortalece y estira el tronco, los brazos y las piernas en todos los planos de movimiento. Su orden ofrece un reto a los clientes, con la progresión adecuada, a favor y en contra de la gravedad: tendidos, sentados, de rodillas y de pie.

¿Y qué hay de los otros aparatos? Los profesores de Pilates Clásico utilizan la progresión que mencionábamos anteriormente, así como toda la información que ellos hayan recabado durante la primera parte de la sesión en reformer o mat, para escoger los ejercicios que harán sobre el resto de maquinaria, y en qué orden los realizarán. Si la sesión se desarrolla principalmente sobre un aparato adicional, como la silla wunda o el cadillac, un profesor de Pilates Clásico lo prepara de manera que la sesión siga esa progresión gravitacional y la teoría que subyace bajo el orden de los ejercicios de reformer o colchoneta, para así crear una sesión bien equilibrada y retante para sus clientes.

Finalidad / Intención:

¿Qué intenciones tenía el Sr. Pilates?

Que la sesión fuera un acondicionamiento fuerte y completo del cuerpo y la mente, apropiada para el cliente y centrada en la fortaleza abdominal. (Sheri utiliza la expresión “full body and mind workout” y aclara que lo que se persigue es que los clientes se ejerciten a su máximo potencial.) Debemos tener en cuenta a la persona con la que estamos trabajando, y adaptar el entrenamiento a las necesidades específicas de cada cliente. A una persona relativamente normal y sana hay que retarle la potencia, la fuerza, la flexibilidad y la estabilidad. Aquellos que están enfermos o tienen circunstancias especiales también reciben reto, pero tenemos en cuenta su estado a la hora de retar la potencia. Tenemos opciones.

La forma de enseñanza del Pilates Clásico puede variar de muchas maneras:

Ahora bien, dentro de esta definición del Pilates Clásico, hay muchos campos. Los campos más claros son si estás entrenado por Romana o no. ¿Por qué? Porque Romana Kryzanowska siempre ha enseñado los ejercicios del Sr. Pilates, con su orden e intención. Exclusivamente. Ella no desarrolló método propio, como sí ha hecho la mayoría de otros profesores de primera generación, los Elders. Sin embargo… sí que hay fuertes Romanaismos (así les llamo yo), verdaderas creaciones de Romana y no del Sr. Pilates. Además, con tantos profesores egresados de la escuela de Romana, también se dan fallos de comunicación y errores, que se transmiten de profesor a profesor y de profesor a cliente. Esto resulta imposible de evitar y sucede en todos los programas formativos.

Los Romanaismos más notables son los siguientes:

  • Aplanar la zona lumbar en los ejercicios en supino.Inicialmente, yo aprendí que esto había que enseñarlo así, pero me han dicho posteriormente que Romana nunca lo enseñó. De modo que creo que esto ha sido una de esas malas comunicaciones que los aprendices y los profesores adoptamos, incluso en nuestras formaciones continuadas.
  • Apretar los glúteos/isquiones todo el tiempo.
  • Tirar de las escápulas hacia abajo de la espalda en todo momento y cuando nos apoyamos sobre los brazos, empujándolas por la espalda para que parezcan planas sobre el tronco.
  • Rotación externa de la pierna desde la cadera en prácticamente cada ejercicioCuando yo estudiaba con Romana, recuerdo que ella empleaba mucho esta rotación externa como modificación. Siempre decía “con el tiempo, este ejercicio progresa a paralelo”. Sin embargo, probablemente porque siempre estuviera ocupada y quizá cansada, acabó por dejar de mencionar lo de “con el tiempo…” y se quedó sólo con lo de rotación externa.
  • Movimientos tipo danza

Si bien yo realicé mi formación inicial con Romana, cuando dejé su centro, estudié también con otros grandes profesores de Pilates Clásico, aprendí anatomía y kinesiología, hablé y aprendí de los Elders y alumnos del Sr. Pilates. Con este trabajo adicional, aprendí que muchos de estos Romana-ismos son simplemente eso: cosas que Romana hacía o errores que se convirtieron en práctica habitual. Resulta interesante, porque la misma Romana se refiere a estas cosas como “virus” y siempre intentaba eliminarlos del trabajo, pero tengo la impresión de que todo se hizo un poco inabarcable conforme el mundo del Pilates fue creciendo y que pudo cansarse de hacer clarificaciones y correciones permanentemente. También pudo deberse al desdén de Romana por el estudio anatómico y a que el Sr. Pilates no estaba para plantearle preguntas durante su programa de certificación. Por todo ello, cuando surgían preguntas, Romana recurría a lo que sabía más allá del Pilates… la danza… y así contestaba las preguntas.

Así que, aquellos de nosotros que hicimos la formación con Romana y hemos eliminado los Romana-ismos en aras de mantenernos fieles a las intenciones de pilates, hacemos lo siguiente:

  • Pelvis neutral en los ejericios en supino. Procuramos que se mantengan las curvas naturales de la columna cuando en el ejercicio ésta se encuentra elongada (“recta”). La columna nunca está verdaderamente recta. Lo que procuramos es alargar la columna, abriendo todos los lados de las vértebras en cada posición. Hemos aprendido que cuando la columna lumbar se aplana, sólo hay elongación en su parte posterior, mientras que la anterior se comprime.
  • Mantenemos las nalgas/glúteos/isquiones relajados para permitir que la zona lumbar y sacro queden abiertos y en equilibrio. Sabemos que hay mucho trabajo en Pilates para tonificar y mantener los glúteos, y que para crear una conexión en la parte posterior de las piernas se trabaja desde los isquiotibiales, en ejercicios con resistencia, así como manteniendo una fuerte conexión con la línea media.
  • Ampliamos la zona de las clavículas y colocamos las escápulas en la espalda, más que tirar de ellas hacia abajo. La gente suele encogerse de hombros cuando no tienen conexión abdominal. Nosotros trabajamos en primer lugar hacia la creación de esta conexión abdominal y nos encontramos que los hombros suelen encontrar el camino solos hacia esta posición descansada. Sólo después nos centramos en su colocación.
  • En la mayoría de ejercicios trabajamos con las piernas en paralelo y juntas, o paralelas y separadas. Excepto en 2 situaciones1) Cuando, por necesidad, conviene hacer una modificación para generar conexión entre talones, para lo cual usamos una rotación externa de las piernas, en el grado justo que ayude a fortalecer la línea media/aductores.2) Cuando el ejercicio requiere flexionar las rodillas hacia fuera, como La Rana, trabajamos en rotación externa.

    Salvo en estos casos, nuestro enfoque es crear piernas equilibradas y para ello debemos reducir el uso excesivo de los rotadores externos y centrarnos en el fortalecimiento de los aductores.

  • Trabajamos con la fluidez del movimiento, no tanto como en el baile sino como en ejercicio. Al Sr. Pilates no le gustaban los bailarines. Solía decir “los bailarines arruinaron mi método”. No es broma. Y sí, yo soy bailarina. Sin embargo, no hago el Pilates somo si fuera danza y no lo enseño como tal. Debemos recordar que esto no es una coreografía, sino ejercicios de tonificación. El movimiento fluido es parte de ello, pero el estilo de movimiento es más como el de un hombre largo y musculoso, que el de un bailarín.

Los movimientos en sí son los mismo, pero estos pequeños detalles conforman diferencias sustanciales. En realidad se trata de diferencias en la filosofía de trabajo.

Lo que estoy a punto de decir, lo digo con el mayor respeto, no en balde aprendí cantidad enorme de cosas de Romana y la respeto completamente: Desde mi punto de vista, nunca se aceptó bien que a Romana se le plantearan preguntas. Cuando alguna vez le pregunté algo (y mucha gente me ha comentado lo mismo de su propia experiencia), la pregunta se ignoró. Nunca quiso hablar de anatomía con sus aprendices y si se le preguntaba el “por qué” de alguna parte del ejercicio, la respuesta habitual era en la línea de: porque se hace así. Yo me sentía frustrada y quería respuestas. Como profesora, soy estudiante y quería aprender más. Quería comprender por qué las cosas funcionaban o no funcionaban.

Transcurridos varios años desde mi entrenamiento con Romana, me encontré con otra gente que, como yo, honraban a Pilates y a Romana, pero deseaban adquirir una mayor comprensión. Lo que queriámos especialmente era entender por qué algunos asuntos no mostraban mejoría con el Pilates. ¿Por qué tantos buenos profesores de Pilates y “practicantes” tienen tantos problemas en la S.I., zona lumbar y cuello? – Me preguntaba por qué mis propias dolencias no se estaban resolviendo. También me preguntaba porqué no conseguía realmente conectar la cara interna de los muslos y la zona baja abdominal como se suponía que debía hacerlo. Cuando empecé a estudiar más acerca de la alineación, anotomía, etc, y lo que menciono arriba, mi cuerpo al completo cambió más incluso que antes, y mejor… ¡y lo mismo sucedió con los cuerpos de mis clientes! Menos dolor, más fuerza, más longitud, más esbeltos, mejor!

Así que… ahí tenéis la definición del Pilates Clásico y algo acerca de las diferencias existentes dentro de esto.

Si este tema te interesa, hay un artículo relacionado, escrito por Julio Aragón. Léelo aquí.

Autora: Shari Berkowitz

Este texto ha sido cedido por la autora, profesional del método pilates en la ciudad de Nueva York

Puedes ver más sobre ella en su blog

www.TheVerticalWorkshop.wordpress.com

y página web www.TheVerticalWorkshop.com