Un paseo por la salud con el Método Pilates

Cada vez que recibimos un alumno en nuestro centro de Pilates o en nuestras clases, y aunque no somos los encargados de curar lesiones o patologías, nos vemos comprometidos a mejorar su salud y calidad de vida.

Cada vez más médicos y fisioterapeutas recomiendan la práctica del Método a sus pacientes después del diagnóstico y el tratamiento adecuado. Nuestra labor es ayudar a la recuperación, prevenir posibles lesiones y tener un conocimiento de anatomía, fisiología y biomecánica que pueda cubrir las diferentes necesidades y adaptaciones del método a nuestros alumnos. Por ello es necesario un paseo por la justificación de nuestra metodología y por qué nuestra forma de trabajo es segura y eficaz. Vamos a fundamentarnos.

Joseph h. Pilates descubrió y plasmó en su método -hace casi un siglo- claves importantes mediante las que se respeta y restablece la funcionalidad del sistema neuromuscular y músculo-esquelético, de manera que el propio organismo se recupera asombrosamente de sus disfunciones.

 Aquello que hace tanto tiempo Pilates intuyo, creyó y aplicó sin ningún valor científico pero con tanta eficacia, está cobrando rigor científico gracias a las investigaciones de muchos profesionales de la salud, médicos, fisioterapeutas y psicólogos, entre otros.

La fama del Método Pilates en la recuperación de lesiones deriva a estudios a personas con distintas disfunciones y enfermedades, en diferentes niveles de gravedad, que nos comprometen a tener unos conocimientos básicos sobre patologías más comunes en nuestra sociedad, como la artritis, artrosis, hernia de disco, tendinitis, etc.

La clases estarán enfocadas a restablecer el equilibrio corporal de la persona, teniendo en cuenta el proceso degenerativo o patológico al que está sometido el alumno, y ayudando específicamente a la región afectada y respetando la filosofía de trabajo y estructura del propio método, dedicaremos 10-15 minutos de cada clase al restablecimiento de las funciones motoras más afectadas, sin descuidar la “puesta a punto” de todo el cuerpo.

Los principios básicos del Método Pilates fundamentadas en bases biomecánicas, contrología y entrenamiento integral, aportan a nivel terapéutico grandes ayudas a la recuperación de una lesión o patología y a su prevención.

Alineamiento:

  • El trabajo simétrico favorece el alineamiento de los huesos respecto al eje vertical.
  • La posición pilates favorece la reestructuración de todo el tronco sobre la base de   sustentación de manera funcional y óptima.
  • La activación del transverso facilita el alineamiento postural y funcional de la columna hacia su posición natural.
  • La colocación de las cinturas pélvica y escapular favorece el alineamiento de las extremidades.

Respetar y trabajar alineando los segmentos óseos del sistema músculo-esquelético  favorece:

  • La eficiencia en la contracción y alargamiento muscular.
  • Contracción muscular justa y estiramiento específico.
  • Eficacia en la contracción del tendón sobre la palanca ósea.
  • Los elementos articulares restablecen su función al no estar sometidos a fuerzas y tensiones externas.
  • Las superficies articulares se deslizan eficientemente en el movimiento articular, por  lo que se recupera la movilidad articular normal.
  • El alineamiento de las extremidades esencial para transferir eficientemente las fuerzas  entre el movedor y el ambiente.
  • Reorganización del sistema neuromuscular: reeducación del sistema nervioso en la  ejecución de los gestos más comunes.

Transverso del abdomen :

  • Da un anclaje fijo para que la musculatura superior e inferior trabaje correctamente.
  • La estabilidad de la zona pélvica durante el movimiento de las piernas y el tronco  evita que las  fuerzas externas afecten y lesionen la región lumbar.
  • La estabilidad del línea escapular durante el movimiento de los brazos y el tronco  evita que las fuerzas externas lesionen la región superior de tronco y región lumbar y cervical.

Movilidad articular:

Cada articulación tiene un rango de movilidad ideal limitado por varios factores:

  • Cápsula articular y ligamentos.
  • Disposición de las carillas articulares y/o forma de las superficies articulares.
  • Estructuras adyacentes.

El sistema articular cambia su movilidad en función del estilo de vida, la alimentación, la predisposición genética, enfermedades… se adapta a las necesidades a corto plazo del organismo. Esto supone un desequilibrio en la movilidad a lo largo de las cadenas cinéticas.

Dentro del movimiento de la columna vertebral, cada segmento tiene una amplitud de movimiento, y en un mismo segmento vertebral, cada articulación intervertebral se diferencia en movilidad de la articulación contigua.

Es importante conocer los valores ideales de movimiento para la columna, y así tener una referencia a la hora de igualar y repartir las fuerzas cinéticas a lo largo de la misma.

Además de equilibrar un segmento vertebral con el superior e inferior (dorsal y lumbar), dentro de la misma región (por ejemplo, lumbar) buscaremos el equilibrio entre los movimientos antagónicos (flexión y extensión).

Cervical Dorsal Lumbar Total
Flexión 40º 45º 60º 145º
Extensión 75º 25º 35º 135º
Inclinación 35º – 45º 20º 20º 75º – 85º
Rotación 45º – 50º 35º 80º – 90º
Total 210º 125º 120º ————-

La columna cervical es la de mayor movilidad, sobretodo en extensión, rotación e inclinación.

La columna lumbar es el que mayor capacidad de flexión tiene a nivel articular.

Cuando hay un aumento de movilidad en una articulación diremos que esta articulación es hipermóvil.

Cuando hay una disminución de movilidad en una articulación diremos que esta articulación es hipomóvil.

Normalmente, la hipermovilidad es un mecanismo compensatorio del cuerpo a la hipomovilidad. Por eso, en nuestras clases de Pilates normalizaremos primero la región hipomóvil, y seguramente que la región hipermóvil se normalice sola. Si esto no ocurre, trabajaremos también en esa zona. Siempre trabajaremos primero la región hipomóvil.

En el caso de las extremidades, igualaremos la amplitud articular del lado derecho con el izquierdo. Si la cadera derecha es capaz de flexionar 100º y la izquierda solo 90º, trabajaremos las dos a 90º y después ahí iremos aumentando el rango de movimiento de forma simétrica.

Cuando una articulación está lesionada, sus límites de movimiento normal han variado y tomaremos como referencia la articulación simétrica sana – en el caso de las extremidades – o la sintomatología (dolor) en articulaciones vertebrales. Normalizaremos la movilidad siempre sin dolor.

Tonificación :

Debido a la variedad de movimientos combinados y los diferentes tipos de contracciones musculares requeridas en los ejercicios, aportamos al músculo la actividad suficiente para organizar y reorganizar su función en las actividades cotidianas. La contracción controlada desde el transverso abdominal asegura el reclutamiento de las unidades motoras justas para determinados movimientos, por lo que el músculo trabaja sin llegar a la fatiga. A esto ayuda el nùmero de repeticiones (5 – 10). El método Pilates incide en la contracción excéntrica lo que da al músculo mayor alargamiento.

Flexibilidad:   

El trabajo excéntrico y los ejercicios de estiramiento específicos mantienen y aumentan la elasticidad del músculo, que libera la articulación de la tensión muscular, dando al cuerpo la oportunidad de alargarse y descomprimirse.

Elongación axial / descompresión / crear espacio:

El alineamiento, el trabajo en excéntrico, los ejercicios de estiramiento y el trabajo de la musculatura profunda libera a las articulaciones de sobrecarga y tensiones lesivas por los que mejoran o recuperan su función y disminuyen los síntomas derivados de cualquier patología.

De esta manera los impactos sobre los huesos son transferidos y neutralizados de manera óptima por la articulación sin lesionar el cartílago ni el resto de estructuras articulares. El alineamiento a su vez facilita la elongación axial que es el alargamiento del cuerpo en el eje vertical en contra de la gravedad. Los beneficios de la elongación axial son:

  • Descompensación articular.
  • Alargamiento de la musculatura.
  • Aumento de espacio interno – compartimientos-.
  • Optimización del flujo energético a través de los meridianos.
  • Trabajo de los músculos intersegmentarios de la espalda.
  • Trabajo del oblicuo interno.
  • Trabajo del transverso abdominal.

Respiración:

Las mejoras que se consiguen con la respiración son:

  • Mejor oxigenación.
  • Aumento de la movilidad costal.
  • Aumento de la cavidad torácica que facilita una mayor expansión de los pulmones.
  • La respiración lateral costal facilita la contracción de los abdominales profundos para estabilizar  a columna.
  • Los diferentes tipos de movimientos respiratorios pueden facilitar o dificultar algunos movimientos de la columna y / o extremidades.

Control:

De cada movimiento, límites del recorrido y velocidad. Mantener los movimientos dentro de la zona neutra de la articulación – aquella en la que el movimiento es más seguro-.

Concentración:       

Ayuda a reestablecer el diálogo interno con el cuerpo, identificando las necesidades y los límites. Control mente-cuerpo.

Patrón de movimiento:

Un patrón de movimiento es una secuencia de movimientos selectivos en una alineación correspondiente. Los patrones de movimiento dependen esencialmente de las capacidades motoras individuales (potencial para el movimiento) y está determinado por factores biológicos, psicológicos y sociales.

Los patrones de movimiento normales son a menudo sustituidos por otros patrones de movimientos que se acomodan a las necesidades individuales de la forma más eficiente que el cuerpo conoce.

Los patrones de movimiento más eficientes están estudiados y determinados, y entran dentro de lo que se conoce como movimiento normal, que es:

  • Dirigido a un objetivo.
  • Económico.
  • Adaptado.
  • Movimiento reflejo, voluntario o automatismos.

La activación y coordinación de un patrón de movimiento específico está determinado por la actividad del sistema neuromuscular (conexión cerebro-músculo). El cambio de patrones de movimiento, nuevos, correctos, permite conexiones entre el cerebro y la musculatura que mejoraran y aliviaran los síntomas, atenuantes y agravantes de las diferentes deficiencias y patologías, mejorando notablemente la calidad de vida y evitando recaídas y posibles lesiones.

“NO ES LO QUE HACES, SINO CÓMO LO HACES”

Escrito por Ángeles Linares Linares

Diplomada en Magisterio de E. F.

Instructora STOTT y formadora Pilates en Sectorfitness

Contacto: Angeleslinin@hotmail.com

¿Te ha gustado?- Quizá te interesen estos otros contenidos

Evidencias científicas del método pilates, por Tamara Rial

Pilates ¿tradicional o moderno?, por Julio Aragón