Actividades Fundación Pilates

Dos iniciativas 10.  Los dos proyectos organizados por la Fundación Pilates, uno para personas con discapacidad, y otro para niños con autismo, han sido de nuevo un éxito; demostrando una vez más los beneficios del método pilates en cualquier colectivo.

El proyecto Pilates y Personas con discapacidad, que organizan conjuntamente la Fundación Deporte y Desafío y la Fundación Pilates, con la colaboración de la obra social de l’Caixa, ha cumplido ya su tercera edición. Ricardo Jaramillo, director del curso y tutor certificado por Pilates Wellness and Energy, nos cuenta que “gracias a experiencias anteriores hemos podido mejorar la calidad de las clases. El objetivo es aumentar el rango de movilidad, trabajar la tonificación muscular y la respiración, a la vez que se toma conciencia corporal”. Pero lo más importante han sido los comentarios de los alumnos y sus familiares. Mani, la madre de Iñigo, un joven de 17 años que ha participado por primera vez en el proyecto, reconoció que “el balance es muy positivo. A Iñigo le ha gustado mucho trabajar en grupo, le ha ido estupendamente para la espalda e incluso ha llegado a casa mucho más relajado”. También, Luis, de 35 años, nos dijo que “eligió pilates como forma de rehabilitación para mis problemas de espalda y me ha parecido un ejercicio homogéneo, muy completo, en el que se trabaja todo el cuerpo y a la vez te permite conocerlo”. Y Alejandro, de 70 años, fue concluyente “a mi edad, he aprendido a respirar”.

Ricardo nos recuerda que “para ellos es un gran esfuerzo realizar algunos de los ejercicios y nunca dejaran de sorprenderme de lo mucho que son capaces de hacer”.

autismo2

El Pilates y autismo “es un lujo para niños y padres, por muchas razones: por la gente, por los monitores, por la paciencia y por el interés que ponen. Por ejemplo, mi hijo viene a las clases más motivado”, nos reconoció María Jesús, madre de Sergio, uno de los niños participantes. Tras la experiencia piloto de 2009, las fundaciones Orange y Pilates apostaron fuerte con la organización de dos grupos de chicos y chicas, que desde enero a mayo participaron en las clases impartidas por los monitores Carlos Palacín, director del curso, y Elleonora Mazza. El primer grupo lo componían “los pioneros” de la primera experiencia y el segundo, lo formaban niños y niñas de 10 y 11 años. Y la definición que más nos enorgullece es la que dijeron algunos padres en las reuniones mantenidas periódicamente con la organización: “Es una iniciativa de 10”. La madre de Sara añadió que es “la mejor actividad que ha tenido mi hija”.

Una de las novedades más satisfactorias ha sido la gran participación de voluntarios; una presencia masiva con muy buena acogida por parte de los niños y los padres: “Estamos alegres por la respuesta del voluntariado y nos sentimos protegidos y respaldados. Han puesto mucho de su parte y son gente seria. Han dado cariño a los chicos y chicas, y eso es muy bueno”.

Autor: Fundación Pilates