La conciencia del guerrero- Feldenkrais y artes marciales

Shihan Moti Nativ y la Conciencia del Guerrero

 moti1En una fresca y luminosa mañana con vista a la inmensa higuera que habita en el jardín del Estudio de Agora Lucis, el Shihan Moti Nativ comenzó su taller1 hablando acerca de la sinergia entre las artes marciales y el Método Feldenkrais®, y de cómo las raíces del brillante Método de Moshe, se extienden profundamente en el conocimiento de la supervivencia y la pelea.

Durante esta ocasión Moti2 nos compartió de su experiencia en el Método Feldenkrais, las técnicas de defensa personal más recientes como el Judo y el Krav Maga, así como el antiguo conocimiento japonés en las artes marciales del Budo taijutsu y Ninjutsu, de todas las cuales él posee los grados más altos.

Nuestro entrenamiento comenzó de la manera más esencial, haciéndonos conscientes del estado en el que nos encontrábamos en ese momento. Acostados en el piso llevamos la atención hacia los puntos del cuerpo que el piso a manera de espejo nos reflejaba a través de su contacto, percibiendo la imágen de nosotros mismos mediante la relación de nuestro peso con la gravedad. Muy despacio empezamos a hacer pequeños movimientos sintiendo el cambio de los puntos de contacto del cuerpo con el piso y la distribución del peso en el cuerpo.

Enfocamos la atención en las trayectorias de nuestro movimiento, desde su inicio y transmisión, hasta su consecuencia, Moti insistió en cuidar la cualidad del regreso hacia la posición inicial, que a menudo es olvidada. Comenzamos haciendo movimientos diferenciados como el deslizar la escápulas sobre las costillas donde descubrí que mi clavícula respondía a la curvatura de la caja torácica, y después hicimos movimientos no diferenciados en los que el movimiento de la escápula asistía a la rotación de la columna3. Exploramos la resonancia de un movimiento a lo largo de todo el ser, cómo el deslizar un hombro reverberaba hasta el pie, cómo un movimiento nos llevaba a otro. A este tipo de procesos vivenciales Moshé les denominó Auto Consciencia por el Movimiento®-ATM®4 concepto clave que consituye la base del Método Feldenkrais, en el que de acuerdo con Moti lo más importante es aprender a aprender.

Las instrucciones de Moti fueron sumamente claras y precisas, sin embargo dentro de ellas había un agradable espacio para explorar distintas vías de llegar al mismo punto. Moti recalcó la importancia de ir a lugares desconocidos, más allá de los hábitos y hacia nuevas alternativas, para que el aprendizaje en verdad genere libertad de movimiento.

Entre cada progresión del movimiento en la ATM tomábamos pequeños descansos, siendo éstos permitidos cuando cada quien lo necesitara. Contínuamente regresabamos al punto de estar completamente acostados en el piso para realizar el escaneo de los puntos de contacto con él, la sensación de peso y el ritmo de la respiración, comparando con nuestras sensaciones iniciales. Fue maravilloso darse cuenta que cada que tomábamos un descanso, la sensación del cuerpo era completamente diferente, cambiaba la amplitud en el pecho, el descanso de los hombros en el piso, la longitud de las extremidades y la activación del centro. La totalidad de nuestro ser cambia a cada instante.

Gradualmente el movimiento en la ATM se fué haciendo más complejo cambiando de nivel, desde acostados hasta sentados y luego girando, de cierta manera recapitulando la manera en la que un bebé de manera natural llega a sentarse. En este punto, el reto fue mantener la transmisión fluida del movimiento, descubrí que hacia un lado mi movimiento era muy natural, casi inevitable pero al intentarlo hacia el otro otro lado el movimiento se bloqueaba y mi respiración se perturbaba, poco a poco fuí removiendo interferencias internas y encausando el movimiento, pero aún así la diferencia entre lados fué notoria.

De acuerdo con Moti, muchas de las asimetrías en el movimiento se deben a diversas configuraciones del Sistema Nervioso Central que se expresan mediante patrones de activación neuromuscular, entre los que destacan los patrones conscientes o deliberados, instintivos o heredados, aprendidos o realizados de manera automática o bien condicionados o influenciados por enfermedades5. Al movernos con consciencia, inducimos inervación, lo que conlleva a una organización eficiente del ser, mejorando así la capacidad de hacer frente a los retos ambientales.

Al terminar la ATM, tranquilamente nos pusimos de pie y caminamos por el espacio, la sensación de mí misma fué deliciosa, sentí la conexión de mis manos con el movimiento de mi espalda, sentí que mis port de bras venían desde el centro, practiqué algunas piruetas descubriendo mayor potencia y balance al iniciar el giro aproximando la escápula hacia la columna en retracción, es formidable como un movimiento tan pequeño se traduce en dos giros más. De amoti2cuerdo con Moti, para actuar, la mente y el cuerpo forman una unidad inseparable compuesta por el pensar, sentir, percibir6 y moverse, elementos que se afinan al hacerlos conscientes.

Después el mismo movimiento lo practicamos con pareja en la que uno simulaba ahorcar al otro y éste último se lo quitaba de encima con la misma ATM que habíamos practicado. A mí me tocó un compañero alto con sobrepeso al cuál imaginé que no iba a poder mover ni un milímetro y de hecho fracasé en mi primer intento de quitármelo de encima, lo sorprendente fué que en el segundo intento mi cuerpo recordó lo que habíamos practicado y fué muy fácil mover al oponente7. De cierta manera aprendí a sentir el peso del otro para dirigir su movimiento desde el propio centro. Con esta experiencia comprobamos lo que dijo Moshe, si se practica un movimiento natural incorporado a la técnica, el aprendizaje es mucho más veloz.

moti3

De acuerdo con Moti, todas las ATM que tratan del movimiento de bebés tienen que ver con movimientos que se usan en las artes marciales. En una situación que demanda actuar para proteger la vida la persona, ésta va a reaccionar de manera natural aún sin saber artes marciales. De ahí que Moshe sostenga que el mejor movimiento de defensa personal es el que sale naturalmente, sin pensarlo8.

Moshe, en su primer libro acerca de defensa personal9, menciona que un aspecto importante en momentos críticos es evitar paralizarse, esta respuesta sucede cuando la persona duda de sí misma y de su fuerza.

Para superar el miedo paralizante Moshe recomiendó asegurarnos de respirar, sonreír o reirse aunque la situación no lo invite, moverse o asumir un Kamae que es una posición de arte marcial que da la sensación de poder en el cuerpo. En este trabajo Moshe también recomienda leer el libro10 de Emile Coué sobre autosugestión consciente, ideas sobre la mente que de acuerdo con Moti están profundamente imbuídas en el Método Feldenkrais.

Más adelante, Moti nos platicó de la trayectoria que siguió Moshe desde que en su juventud se viera en la necesidad de mejorar la efectividad del Jiu Jitsu para la autodefensa, su relevante encuentro en Paris con Jigoro Kano fundador del Judo y los libros11 sobre el tema que publicó Moshe Feldenkrais en los que destacan diversos beneficios de la práctica del Judo como el control con pies descalzos, el arte de caer, la estabilidad dinámica que le da poder al movimiento12, la orientación en el espacio, el uso eficiente de la mente y el cuerpo, así como la acción coordinada que es el tema del cual tratan todas las ATMs. Estos conceptos cristalizaron en la tesis de Moshe Feldenkrais cuando presentó oficialmente su método sostieniendo que la unidad del cuerpo y la mente es una realidad objetiva, y no entidades relacionadas unas con otras, sino un todo inseparable que funciona integradamente.

Por último pusimos en práctica todos los elementos explorados para defendernos de una amenaza de arma de fuego, en parejas usamos los movimientos en espiral que vimos en las ATMs para desviarnos de la línea de disparo e inmovilizar al atacante. El descubrimiento más relevante que tuve en esta práctica fue que la velocidad en el movimiento viene no de la fuerza bruta sino de una profunda serenidad interna y un estado de atención amplio que permite dirigir el movimiento desde el impulso inicial por la vía más directa. De acuerdo a Moti, la respiración nunca debe de ser un obstáculo para el movimiento ni el movimiento para la respiración.

Durante este taller desarrollé una profunda admiración por el trabajo de Moshe Feldenkrais, que en palabras de Moti fué un verdadero guerrero de mente, corazón y espíritu. Viví en mi propio ser el proceso orgánico de adquirir habilidades para la defensa personal y la supervivencia, que no sólo son útiles en confrontamientos armados, sino en el diario vivir que demanda mantener estados mentales que conduzcan hacia acciones eficientes y responsables en situaciones de máxima tensión. Descubrí sensaciones en mi espalda y con ellas certezas de lo que no podemos ver pero sí sentir, encontré nuevas maneras de girar. Entendí que en el movimiento lo importante es cada instante, y que en palabras de Moti, no hay un camino a la felicidad, la felicidad está en el camino. Conocer a Moti Nativ en este taller ha sido un honor y un privilegio por lo cual estoy profundamente agradecida.

Referencias

1Taller de Shihan Moti Nativ: La sinergia Feldenkrais y las Artes Marciales, organizado por www.inspirahpilates.com

2 Actualmente Moti enseña la conciencia del guerrero, elemento central de su Bujinkan Shiki Dojo, nombre dado por el Sensei Masaaki Hatsumi que significa Dojo Bujinkan de la Conciencia. Y ha sido gracias a su práctica personal de integración y conciencia que Moti por recomendación de sus doctores ha evitado una muy seria cirugía de columna. Para mayores referencias acerca del trabajo del Shihan Moti Nativ visite www.warriors-awareness.com

3 Durante la clase, Moti manejó un lenguaje accesible a todos, como mueve tus brazos, hombros, imagina que sostienes una pelota, etc. Es interesante todo lo que uno puede descubrir en el cuerpo por cuenta propia si el proceso de moviento está dirigido con claridad.

4 Awareness Through Movement

5 De acuerdo con la enseñanza de Yochanan Rywerant a Moti Nativ

6 “Sense, like when you sense someone is behind you. Is important to feel your oponent with the body so the eyes can see what is going on around”. –Moti Nativ

7 “We are strong, we have a lot of power in our bodies”. –Moti Nativ

8 “If somebody attacks you, you´re not thinking. By the time you think you will be killed”. –Moshe Feldenkrais. En un video durante la exposición, Moshe menciona que “las peleas no son algo organizado como en el dojo, la gente te brinca de todos lados con palos y cuchillos. Y tienes que sacar de tí no solo la técnica si no el espíritu. De ahi la necesidad de algo que funcione para la defensa y no solo algo para exhibicion en un dojo bajo condiciones controladas. Cuando te ataca alguien con un cuchillo no está jugando y por ello no te puedes poner a pensar en el ángulo indicado de poner la mano de acuerdo con la técnica, tienes que reaccionar y además de manera eficiente si lo que quieres es salvar tu vida”.

9 Jiu Jiutsu & Self Defense (1931)

10 Emile Coué (1922) Self Mastery through Conscious Autosuggestion.

Moshe tradujo este libro al Hebreo y agregó dos capítulos, se espera que próximamente este libro se publique al inglés con los dos capítulos añadidos por Moshe.

11 Moshé se convirtió en un pionero del judo en Francia, recibiendo el apoyo y reconocimiento de sus maestros J. Kano y M. Kawaishi para publicar sus dos libros acerca de judo en donde se pueden apreciar las elaboradas explicaciones de física que da Moshe Feldenkrais a partír de fórmulas y vectores. Moshe también fué uno de los fundadores del Club de Judo en Paris que aún existe en la actualidad. Se recomienda estudiar las siguientes publicaciones de Moshe acerca de defensa personal y sobrevivencia:

Jiu Jiutsu & Self Defense (1931)

ABC du Judo (1938),

Higher Judo – Ground Work (1952),

Practical unarmed combat (1942) reeditado por Moti Nativ como Hadaka-Jime The Core Technique for Practical Unarmed Combat (2009)

12 “Unstable balance gives you the power. Defense is going forward”. –Moti Nativ

* Todas las fotografías de Moti fueron tomadas en Tel Aviv

 Autora: Candia Garibai