Pilates para personas con discapacidad visual

EJERCICIO FÍSICO PARA PERSONAS MAYORES AFILIADAS A LA ONCE:ASPECTOS MÉDICOS Y EXPERIENCIA DEL TALLER DE MÉTODO PILATES.

Sr. Sergio Murillo Crespo (Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte)

Sr. Juan Cristóbal Corral Báez (Licenciado en Medicina y Cirugía. Especialista en Medicina del Trabajo)

ONCE (Málaga, España)

 I. INTRODUCCIÓN.

La razón de ser de la ONCE son los servicios sociales. Proporcionar un trabajo digno a las personas con discapacidad visual fue la primera razón del nacimiento de la ONCE en un primer estadio. Con posterioridad, y logrado plenamente este objetivo, hoy la filosofía primordial, además de mantener esa ocupación laboral, es la prestación de servicios especializados para sus, aproximadamente, 68.000 afiliados.

La autonomía personal, la educación, el empleo, el acceso a la cultura y el deporte, oferta de ocio y tiempo libre, atención a los más mayores, investigación y adaptación a las nuevas tecnologías, prevención de la ceguera…

El Área de Servicios Sociales de la ONCE (Málaga) establece talleres socioeducativos para el beneficio de todas aquellas personas afiliadas e interesadas en la realización de los mismos. Una de las necesidades de las personas mayores afiliadas es la de mantener y mejorar su condición física de un modo seguro y saludable. Por esta razón, durante todo el año se organizan actividades para responder a la demanda de los afiliados. Los mayores pueden asistir a clases de natación, de musculación en sala, gimnasia de mantenimiento, senderismo, masaje terapéutico, Método Pilates…etc. Todas estas actividades están supervisadas y monitorizadas.

II. OBJETIVOS.

1. OBJETIVO GENERAL.

Dar a conocer a los diferentes profesionales relacionados con la actividad física y del deporte, las características de la población mayor afiliada a la ONCE; la supervisión médica que reciben; y las características de los talleres socioeducativos ofrecidos por los servicios sociales de la ONCE, prestando especial atención al  Método Pilates, como una actividad idónea para los afiliados.

2. OBJETIVOS ESPECÍFICOS.

2.1. Analizar los datos sociodemográficos de los afiliados a la once.

2.2. Establecer un cuadro de contraindicaciones que puede tener el ejercicio físico para las personas con discapacidad visual.

2.3. Prescribir el ejercicio físico saludable más aconsejado para las personas con discapacidad visual.

2.4. Conocer las características del grupo que asisten al taller socioeducativo de método Pilates.

2.5. Analizar las características básicas del taller de Pilates: el grupo de aprendizaje, estrategias de enseñanza y de comunicación del monitor, características del Método Pilates.

2.5. Exponer las características que hacen del taller de Pilates una actividad idónea para que la practiquen los afiliados.

III. MATERIAL Y MÉTODOS.

La comunicación que aquí presentamos es el resultado del trabajo multidisciplinar entre profesionales que trabajan en la ONCE (Málaga): un Médico y un Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.

Entre las acciones llevadas a cabo para la elaboración de esta comunicación destacamos:

  • Análisis e interpretación de los datos visuales y sociodemográficos del registro de los afiliados a la ONCE (Junio de 2008).
EVOLUCIÓN (1996-Junio 2008)
1996 Junio 2008

Afiliados

51.740 68.948
Hombres 52,3% 49,29
Mujeres 47,7% 50,71
0-18 años 9,36% 6,87
19- 64 años 58,11% 51,35
65- más años 32,53% 41,78
Con Ceguera* 30,23% 20,74
Con Deficiencia Visual** 69,75% 79,26

*Con Ceguera: personas que no ven nada en absoluto o solo perciben luz.

**Con Deficiencia Visual: personas que mantienen un resto visual que, con las ayudas ópticas y electrónicas correspondientes, les resulta funcional o útil para su vida diaria (desplazamiento, tareas domésticas, lectura, etc.).

TENDENCIAS DE FUTURO
Por causas de ceguera Mantenimiento de la “Miopía Magna” e incremento de las Maculopatías y la Retinopatía  diabética como causas principales de afiliación
Por el grado de problema visual Incremento gradual de las personas con resto visual funcional para su vida diaria
Por edades Incremento gradual del peso de las personas mayores (65 y más años)

(Fuente: Registro de afiliados a la ONCE)

  • Compilación de protocolos de valoración médica utilizados en la ONCE.
  • Búsqueda bibliográfica de libros y artículos científicos.
  • Observación sistemática de las sesiones del taller de Pilates.
  • Análisis, estructuración y posterior elaboración de conceptos relacionados con el Método Pilates.
  • Valoración médica de los participantes en los talleres ya sea por el médico de familia, o bien por el médico de Empresa de ONCE.

IV. RESULTADOS.

1. ASPECTOS MÉDICOS RELACIONADOS CON EL EJERCICIO FÍSICO DE LAS PERSONAS MAYORES.

1.1. El protocolo empleado para el control médico en la persona mayor con discapacidad visual.

Todas las personas que son evaluadas en el Servicio Médico de la ONCE se les realiza una historia clínica que consta de anamnesis, donde se reflejan los antecedentes médicos del afiliado/a y una exploración médica que incluye exploración de todos los arcos de movimiento,  exploración neurológica, toma de su tensión arterial y medidas antropométricas, así como auscultación cardiorespiratoria, toma de pulsos periféricos etc. También se les realizan exploraciones complementarias consistentes en analítica y espirometría, audiometría y electrocardiograma en reposo, si no existen contraindicaciones para alguna de ellas.

1.2. Ejercicio físico recomendado para las personas    mayores con discapacidad visual.

Como actividad deportiva, será aconsejable la práctica de ejercicio aeróbico, cinta rodante, así como bicicleta estática, ejercicios de estiramiento muscular y ejercicios de musculación  suaves (anaeróbicos), bajo la supervisión de monitor, dentro del recinto de la ONCE habilitado al efecto, o bien natación, fuera de la ONCE, bajo la supervisión de monitor contratado por la ONCE. Un ejemplo como trabajo de flexibilidad y desarrollo muscular (fuerza), es el Taller de Pilates.

1.3. Contraindicaciones del método Pilates para las    personas mayores con discapacidad visual.

Deberemos considerar en  la persona que va a realizar esta actividad si presenta contraindicaciones por su  estado de salud general, así como si presenta alguna contraindicación por su estado de discapacidad visual.

Al ser una actividad que, en la ONCE, adopta posturas tumbado sobre colchonetas en el suelo, serán contraindicaciones absolutas aquellas actividades que aumenten la presión intra-abdominal y puedan afectar a personas con patología oftálmica derivada de retinopatías proliferativas, y/o hemorragias oftálmicas, así como la intervención reciente de vitrectomía o similares, glaucoma, iridociclitis, y patología de córnea (especialmente trasplante de córnea reciente), por lo que solicitaremos examen oftálmico por su especialista para que de la aptitud a su actividad física.

También estará contraindicado el Método Pilates en personas con patología cardiovascular grave (Infarto de miocardio reciente, angina inestable, arritmias, bloqueos,  valvulopatías graves, hipertensión severa no controlada); trastornos metabólicos no controlados (diabetes no controlada, sea insulinodependiente o no, hipertiroidismo no controlado u otros trastornos metabólicos graves no controlados). También debemos tener en cuenta trastornos psiquiátricos no estables, epilepsia no controlada y en general situaciones que no aconsejen la práctica deportiva por intervenciones recientes; situación de anemia y otras de índole osteomuscular (patología del raquis especialmente), o bien deterioro de su estado orgánico general (estados carenciales, anemias, cánceres en estados consuntivos).

Hemos de considerar que la sordera asociada a discapacidad visual, no es excluyente de la práctica de actividad deportiva en la ONCE, ya que ha habido una persona, con la ayuda de intérprete de lenguaje de signos (sordoceguera) y dos personas con la ayuda de familiares, en el taller de gimnasia de mantenimiento

En la actualidad no hay ninguna persona con sordoceguera en este taller

2. ANÁLISIS DEL TALLER DE PILATES.

1. DESCRIPCIÓN DEL TALLER DE MÉTODO PILATES.

El taller de Método Pilates se estableció en abril de 2007. El taller es ofrecido a todos los afiliados que estén interesados en el mismo o que, por sus características, lo puedan necesitar. En el mismo participan personas con diferente edad y nivel de condición física.

El taller se realiza con una frecuencia de dos días por semana, lunes y miércoles a las cinco y media de la tarde.

En general se puede decir que el método sirve para mejorar el desarrollo muscular y la amplitud de movimiento. Para estos propósitos es necesario integrar el desarrollo de la conciencia biomecánica corporal y la actitud postural en cada uno de sus ejercicios. Los ejercicios se presentan en una secuencia definida pero flexible y adaptativa que ha de realizarse de acuerdo con siete principios: (1) fluidez; (2) ritmo; (3) precisión; (4) concentración; (5) control postural; (6) estabilidad pélvica y escapular; y (7) respiración.

2. CARACTERÍSTICAS DEL GRUPO.

Los afiliados que asisten al Taller de Pilates conforman un grupo  heterogéneo en relación a la edad, al sexo, tipo y grado de discapacidad, nivel de funcionamiento, motivaciones e intereses. La característica común a todos ellos es la discapacidad visual (deficiencia visual o ceguera).

2.1. Necesidades del grupo.

A nivel de grupo, la discapacidad visual (deficiencia o ceguera) es común a todos. En algunos casos, a la deficiencia visual se le asocian otras: auditivas; mentales; y/o motrices como escoliosis, hipercifosis, patología lumbar, debilidad muscular, artrosis,…etc.

2.2. Tratamiento diferenciado de los grupos de nivel.

Cada persona tiene unas necesidades derivadas de sus características funcionales, motivación e intereses. Todas las escuelas de formación de Pilates comprenden la diversidad de funcionamiento de los usuarios que asisten a las clases. Aunque existe una secuencia más o menos estandarizada de ejercicios, estructurada en tres niveles de dificultad, se comprende que el instructor de Pilates selecciona y realiza un análisis jerárquico para adaptar los ejercicios que considere más adecuados y útiles para cada persona.

2.3. Análisis ecológico de la accesibilidad y de la dificultad de  aprendizaje motor del Método Pilates.

a. Condiciones ambientales de accesibilidad al taller. El taller de Pilates se realiza en la sala de movilidad del centro que la ONCE dispone en Málaga. La sala se encuentra en la cuarta planta de un centro que tiene las medidas de accesibilidad adecuadas para personas deficientes visuales: luminosidad, ascensor adaptado, sin barreras arquitectónicas, indicaciones de planta en la pared, texto en braille en la entrada de las salas. Disponemos de sillas en exterior e interior de la sala para facilitar los momentos de espera, así como para el cambio de vestuario.  Está bien iluminada y cuenta con un mecanismo de climatización.

b. Dificultades para la ejecución de las tareas derivadas del tipo de discapacidad. La discapacidad visual afecta puede dificultar la observación de las demostraciones ofrecidas por el monitor. En este caso hay que decir que las demostraciones visuales carecen de sentido. Para solventar esta dificultad se utiliza el canal auditivo y el táctil. Cuando una persona tiene problemas para sentarse y levantarse, mantener determinadas posturas, sentado o de pie, se utilizan soportes, taburetes, sillas, y pequeños materiales como bandas elásticas y cojines. Estas medidas sirven para prevenir accidentes y posibles molestias que se puedan dar durante la ejecución de los ejercicios.

3. OBJETIVOS DEL TALLER.

3.1. Beneficios de la realización del taller de Pilates.

La práctica de Pilates por parte de personas mayores ciegas o deficientes visuales va  a desarrollar aspectos de la salud dinámica (condición física salud), la salud psicológica y la salud social.

En relación con la Condición Física Salud, la práctica de Método Pilates tiene como objetivo:

a. Favorecer y ser consciente del muscular y de la fuerza.

b. Producir y aceptar los cambios en la composición corporal.

c. Frenar el proceso involutivo de la flexibilidad.

En relación al desarrollo de las Cualidades Motrices:

a. Ser consciente y mejorar el equilibrio estático en diferentes posturas: de pie, sentado, en cuadrupedia, decúbito prono, supino y lateral.

b. Mejorar el equilibrio dinámico, al tener que realizar cambios de posición.

c. Conocer, practicar y aplicar correctamente los ejercicios de respiración en tres dimensiones de la parte inferior de la caja torácica.

d. Realizar y ser consciente de la importancia de la relajación segmentaria en la práctica de los ejercicios.

e. Comprender y valorar la importancia de controlar y alinear de forma equilibrada los distintos segmentos corporales para una correcta postura: extremidades inferiores, pelvis, caja torácica, estabilidad de las escápulas, columna cervical y cabeza.

La salud psicológica se beneficia por la posibilidad de salir de la casa con un aliciente, un reto nuevo:

a. Aumentar su confianza y autoestima.

b. Establecer una disciplina.

c. Alcanzar una estabilidad emocional.

d. Mejorar su forma física ayuda a la aceptación de ellos mismos.

e. Mejorar la capacidad de concentración en su propio cuerpo, mejorar la atención a las instrucciones que se le ofrecen. Disminuir la incidencia de alcoholismo y drogodependencias, la sintomatología de la ansiedad y depresión.

f. Favorecer el desarrollo personal al ser más conscientes del funcionamiento de su cuerpo de una forma vivida.

Los beneficios de la salud social derivan de:

a. Mejorar la movilidad.

b. Relacionarse con otras personas con y sin discapacidad, de diferente edad.

c. Compartir pensamientos, ideas y vivencias.

d. Disminuir las diferencias con el entorno.

e. Conseguir una mejor aceptación de su deficiencia.

 4. CONTENIDOS.
4.1. Secuencia de ejercicios. Nivel de enseñanza.

Existen numerosas escuelas de Pilates, avaladas o no por la PMA (Pilates Method Alliance), que establecen secuencias similares de ejercicios. Todos los ejercicios que se pueden realizar se clasifican en tres niveles de dificultad. Además de los niveles de dificultad existen dos modalidades de Pilates:

a. Pilates sobre colchoneta en suelo. Es habitual utilizar pequeño material: bandas elásticas, almohadillas para apoyar la región cervical y la cabeza, pesitas, balón terapéutico, círculo mágico, pelotas blandas, pelotas de reducido tamaño…etc.

Esta es la modalidad de Pilates que se desarrolla en la ONCE.

b. Pilates en estudio con máquinas específicas: Reformer, Cadillac, Barril y Silla.

Estas dos modalidades de Pilates se pueden combinar.

4.2. Adaptación de los ejercicios.

Aunque existen secuencias de ejercicios estandarizadas para los tres niveles de dificultad, podemos establecer progresiones para alcanzar o aproximarnos al modelo ideal de ejecución. Lo idóneo es hacer una progresión, de lo más sencillo a lo más complejo, en función de diferentes parámetros:

a. Carga: con o sin pequeño material (banda elástica, lastre, pesitas,…etc.).

b. Equilibrio estable/ inestable: número de apoyos, superficie de apoyo, altura.

c. Amplitud de movimiento: rango de movimiento pequeño o grande; postura adoptada.

d. Velocidad de ejecución: lento o rápido.

e. Resistencia: duración del ejercicio, número de repeticiones.

f. Coordinación: planos de movimiento, número de grupos musculares implicados, y la estructura del movimiento (tareas de estructura rítmica o seriada son más fácilmente retenidas).

Cualquier ejercicio o adaptación que realicemos debe contemplar el aprendizaje y puesta en práctica de los principios básicos citados anteriormente y que desarrollamos en el siguiente apartado.

5. ENSEÑANZA DEL MÉTODO PILATES.

5.1. Aplicación y enseñanza de los principios de Pilates.

La eficacia del método Pilates depende de la integración de los siete principios, independientemente del nivel de dificultad de la sesión. La secuencia de ejercicios debe realizarse con fluidez en los movimientos y en las transiciones entre ejercicios; con un ritmo de ejecución adecuado, de forma  precisa. Requiere la concentración de la persona, para un adecuado control postural  durante el movimiento, y alcanzar una adecuada estabilidad de la cintura pélvica y escapular. La respiración  es un contenido muy importante porque favorece y apoya el movimiento; por eso es establecido como un principio para la enseñanza de Pilates.

5.2. La inclusión de una población heterogénea en el taller de Pilates.

La participación y aprovechamiento por parte de todos los participantes requiere de la integración de los principios anteriormente descritos. El contenido de la secuencia de ejercicios es variable para cada persona.

La fluidez y ritmo de ejecución es importante para evitar la inactividad en la transición entre ejercicios diferentes. Una vez realizado un ejercicio, el sujeto tiene dos opciones: iniciar la transición y prepararse para realizar el siguiente ejercicio que es común para todo el grupo; otra opción es que inicie la transición y ejecute un ejercicio específico para ese sujeto, mientras el resto del grupo realiza otro movimiento.

V. DISCUSIÓN.

Para la OMS, discapacidad es “Cualquier restricción o carencia (resultado de una deficiencia) de la capacidad de realizar una actividad en la misma forma o grado que se considera normal para un ser humano. Se refiere a actividades complejas e integradas que se esperan de las personas o del cuerpo en conjunto, como pueden ser las representadas por tareas, aptitudes y conductas.”

El proceso de rehabilitación, que, según el Programa de Acción Mundial para las Personas Discapacitadas “es un proceso de duración limitada y con un objetivo, encaminado a permitir que una persona con deficiencia, alcance un nivel físico, mental y/o social funcional óptimo, proporcionándole así, los medios para modificar su propia vida.” Puede comprender medidas encaminadas a compensar la pérdida de una función o a superar la limitación funcional (por ejemplo, ayudas técnicas) y otras medidas encaminadas a facilitar ajustes o reajustes sociales. Dentro de este contexto, consideramos que las personas con discapacidad visual, pueden verse beneficiadas de la realización de este taller, no como un proceso de rehabilitación sino como una actividad importante en la vida de una persona con discapacidad, especialmente visual, ya que se  consigue una mejora de aspectos de salud física, mental y social, como preconiza la OMS al hablar de concepto de salud.

VI. CONCLUSIONES.

El Método Pilates comprende la diversidad de funcionamiento de todos los usuarios sin contraindicación médica pertinente. En el caso del taller de la ONCE, se puede adaptar a todas las necesidades de las personas pertenecientes al grupo de aprendizaje. La eficacia del método depende de la correcta exposición del instructor, de la individualización mediante el análisis jerárquico de las tareas, y de la integración de los principios por parte del usuario en cada propuesta de ejercicios. La alta organización de los ejercicios evita la incertidumbre o confusión del medio. La significación que adquieren las acciones, la repetición continua, la motivación, la estructura seriada de la mayoría de los ejercicios, y la estabilidad del contexto favorece la retención de los ejercicios.

El Método Pilates es una actividad física que puede requerir adaptación en alguno de sus elementos cuando el usuario tiene una deficiencia visual. La persona deficiente visual puede realizar los mismos ejercicios que una persona vidente pero con matices según la posible contraindicación para la práctica del ejercicio físico.

En relación con las personas ciegas, la comunicación técnica mediante indicaciones verbales y táctiles es similar a la utilizada con personas videntes. La única diferencia es que las demostraciones visuales pierden su valor, el feedback visual tampoco es válido. No obstante procuraremos utilizar visualizaciones útiles que le permitan al sujeto imaginar las acciones que queremos que aprendan.

El método Pilates se debe adaptar a todas las posibles deficiencias asociadas que tenga el afiliado siempre que no haya contraindicación para la práctica del taller. En relación a la deficiencia mental asociada será necesario adaptar el lenguaje, y el ritmo de ejecución al grado de comprensión y estado emocional de la personal. Con respecto a la deficiencia física asociada podemos adaptar la carga, la estabilidad, la amplitud de movimiento, el grado de dificultad coordinativa, la duración y el número de repeticiones.

VII. BIBLIOGRAFÍA.

  • AA.VV. (2005). Manual ACSM para la valoración y prescripción del ejercicio. Badalona. Paidotribo.

 Cruz, J.C.; Cueto, B.; Fernández, A. & García, L. (1997) Prescripción médica de ejercicio físico en la tensión arterial Revista motricidad. 3, 45-65.

  • Jimenez Navascues, Lourdes Y Hijar Ordovas, Carlos A. (2007). Los ancianos y las alteraciones visuales como factor de riesgo para su independencia. Gerokomos. [online], vol. 18, no. 1 [citado 2009-02-02], pp. 16-23.
  • Karen V. (1998). El Ejercicio y la Diabetes Mellitus”. American College of Sports Medicine (MSSE, 19:12, 1998, pp. i-vi).·
  • Ruiz Pérez, L.M.; Sánchez Bañuelos, F. (1997). Rendimiento deportivo. Claves para la optimización de los aprendizajes. Madrid. Gymnos.
  • Siedentop, D. (1998). Aprender a enseñar la Educación Física. Barcelona. INDE.
  • Urzanqui Velasco, A. (2007). Beneficios del ejercicio físico y el deporte para la salud en ciegos y deficientes visuales. II Conferencia Internacional sobre Deporte Adaptado (pp. 170-174). Fundación Andalucía Olímpica. Málaga.

PÁGINAS WEB.

 

Autor: Sergio Murillo Crespo

 ser_res_1999@hotmail.com