Fisioterapeutas de la ONCE: los maestros del tacto

Ana González Castro es directora, junto a su marido, de KOTINOS PILATES A&M e imparte un postgrado de Pilates en la Universidad de Alcalá de Henares de Madrid, orientado únicamente a fisioterapeutas. Desde hace 12 años, dirige e imparte el curso “el Método Pilates clásico para fisioterapeutas” en la Escuela Universitaria de Fisioterapia de la ONCE. Y éste, además de estar orientado a universitarios, también está dirigido a fisioterapeutas con discapacidad visual, el objeto de este relato.

“Me he encontrado con los maestros del tacto”

Relato de Ana González, instructora de Pilates y Co – Directora de KOTINOS PILATES A&M

En FuentePilates.es hemos tenido el privilegio de leer de sus propias manos lo que para ella supone capacitar como Instructores de Pilates a fisioterapeutas con discapacidad visual: “ha sido, sin duda, una de mis mejores experiencias profesionales y personales”.

Ana González

Ana González

Ana transmite confianza, superación, satisfacción y una gran pasión por lo que hace y por lo que logra con ello.

La primera vez que impartí este curso, tuve varios pensamientos claros y rápidos:

”Me he encontrado con los maestros del tacto”.

“La memoria de estos fisioterapeutas es un privilegio”.

“La capacidad de trabajo para formarse como instructor no tiene límites”.

 

Sí, me encontré con personas que confiaban plenamente en sus facultades, con una retentiva prodigiosa y una capacidad táctil para valorar y enseñar movimiento a través del tacto asombrosa.

En segundo lugar, aprendí y comprendí que la adaptación motora a la discapacidad visual era importante en sus vidas, y me pregunté ¿estas personas deberían cambiar su patrón de movimiento y postura, cuando está adaptado a su necesidad visual?

La respuesta la hallé a través del entrenamiento con Pilates Clásico, no sólo mejoraban su postura y movimiento, además adquirían la consciencia de la cantidad de adaptación corporal que era exagerada, y cuánta era necesaria. Por tanto, mejoraban su patrón de postura y movimiento dentro de las necesidades particulares de cada uno.

Las personas con discapacidad visual se benefician del método Pilates disminuyendo y mejorando la compensación motora que surge de la adaptación a la visión. Es decir, si tienen una menor visión en el ojo izquierdo, orientan la cabeza y el resto del cuerpo para focalizar la visión del ojo derecho a la línea media corporal, para centrar el input de información visual. Esto supone una adaptación corporal, en algunos casos, de rotación vertebral. Ahora bien, a veces esta rotación es exagerada, no se corresponde con la necesidad real, o como decimos muchas veces, el cuerpo se adapta como mejor puede que no siempre es necesariamente la manera más saludable. Con el entrenamiento con Pilates clásico mejora la calidad de esta adaptación y la cantidad, lo mínimo para cubrir la necesidad.

Como profesores de Pilates son excepcionales, si bien su mejor campo de actuación son las clases privadas “one to one”.

Las clases con más de tres alumnos es tarea más difícil, en el sentido de la evaluación del movimiento. Aunque también pueden dirigirlas, pues tienen herramientas verbales para asegurar la autoevaluación por parte del alumno al que están enseñando. Hubo una frase de una de mis aspirantes a profe del método Pilates que me sorprendió y me gustó, mientras dirigía un grupo de 20 alumnos practicando “Venga, abrazad la línea media, todos, más fuerte, que no os veo pero sé que tenéis las piernas flojas”. Y cierto es, que trabajar sujetando la línea corporal es algo que cuesta a la mayoría cuando empezamos a hacer Pilates, no hace falta verlo para saberlo.

Ana González 2

Muchos de los fisioterapeutas pertenecientes a la ONCE ya están utilizando el método como rehabilitación activa complementaria a la terapia manual. Y la mayoría lo han integrado como cuidado personal, para mejorar su propia salud y movimiento.

Me siento afortunada de aportar una herramienta tan útil tanto a la fisioterapia como a personas con una discapacidad sensorial.

Y agradecida de todo lo que aprendo mientras les enseño, pues como dice Joseph Joubert “Enseñar es aprender dos veces”.

 

Ana González Castro

Co – Directora de KOTINOS PILATES A&M

 

Consulta este otro artículo relacionado: Pilates con discapacidad visual