Abordaje de la tendinopatía aquílea desde el Método Pilates

Antes de profundizar en la tendinopatía del tendón de Aquiles y de cómo abordarla desde el Método Pilates, vamos a explicar, de manera muy sencilla, la estructura del  pie y tobillo, y la importancia de este tendón.

El pie es la base de sustentación de nuestro cuerpo, y cualquier anomalía en su estructura repercutirá de manera ascendente en él.  Nuestro pie es el encargado de transmitir todas esas fuerzas reactivas del suelo que contrarrestan las fuerzas que provocan nuestro propio movimiento.  Nuestro pie es un elemento clave para un movimiento armónico, puesto que combina resistencia y flexibilidad de manera equilibrada.                                      

El pie está formado por 28 huesos, 55 articulaciones, 49 inserciones  musculares e infinidad de terminaciones nerviosas. Toda esta estructura perfectamente ensamblada se encuentra conectada a nuestro  tobillo. Esta articulación, que es el perfecto aliado para la transmisión de esas fuerzas  y el mantenimiento de ese equilibro, está formada por 3 huesos: tibia, astrágalo y peroné.

Antes de hablar del tendón de Aquiles debemos hablar de una musculatura extrínseca del pie, muy vinculada a esta estructura, como es el tríceps sural.

Este conjunto de músculos es el más fuerte de la pantorrilla  y lo forman tres vientres musculares: uno profundo en el que se encuentra el sóleo y dos vientres más superficiales, con los gemelos (gastrocnemios).  Las tres porciones comparten una terminación común: el tendón de Aquiles, que va a insertarse en la cara posterior del hueso calcáneo.

El tendón de Aquiles, como el resto de tendones, transmite la tracción muscular al hueso, y está formado por tejido conectivo, con una vascularización muy pobre. La inervación es sensitiva y abundante ya que es indispensable en la regularización de la contracción muscular.

La tendinopatía aquílea puede producirse en el cuerpo central del propio tendón, en su interfase musculo-tendón o en su inserción en el hueso calcáneo.

Las causas de esta lesión, de manera general, suele ser de origen microtraumático, es decir, por fricciones repetidas,  sobreuso, por solicitaciones grandes y bruscas sobre la inserción, degenerativas, etc.

El origen de estas causas puede estar en una pronación del pie excesiva, demasiada tensión muscular en el tríceps sural, falta de apoyo en el talón en los saltos o durante la marcha, un calzado poco ajustado o no conveniente, entre otros.

El dolor que se siente en la tendinopatía (de manera general) se percibe como una rigidez y dolor a primera hora de la mañana, dolor en los primeros pasos, pérdida de la dorsiflexión, rigidez en los gemelos. Es importante tener en cuenta que, por su naturaleza fibrosa y poco vascularizada, el tendón cura lentamente. El método Pilates insiste mucho en el correcto apoyo y alineamiento de los pies. En las sesiones, debemos darle protagonismo a los pies y, con constancia, paciencia y persistencia, lograr reestablecer el equilibrio en todo el complejo pie-tobillo y lograr un equilibrio corporal.

Es importante empezar de menos a más. Me refiero a que debe primar la calidad del movimiento y no la cantidad, empezando con un suave fortalecimiento en cadena abierta para ir, poco a poco, incorporando en la rutina ejercicios de cadena cerrada concéntricos y excéntricos. 

Debemos también centrarnos en la recuperación del rango de movilidad de la articulación T-P-A (tibio-peronea-astragalina) a la flexión dorsal, debido a que una flexión dorsal reducida, aparte de poder ser la causante de una tendinitis aquílea, puede producir la alteración de la marcha, condicionar el equilibrio en personas mayores, causar lesiones en el miembro inferior (rodilla, cadera…), o aumentar las posibilidades de padecer esguinces de tobillo.

El Método Pilates nos da infinidad de posibilidades para poder trabajar y mejorar  esta condición. Tenemos diferentes elementos que nos facilitarán esta readaptación a través del movimiento: entre otros, el Toe corrector, foot corrector,  Reformer, Cadillac, Chair.

Más allá de  recuperar el rango de movilidad, no debemos olvidar el fortalecimiento progresivo y controlado de la musculatura, tanto intrínseca de pie como la extrínseca, con movimientos en cadena abierta y cerrada. Por ejemplo, si queremos trabajar  con el foot-corrector, realizaremos una presión en el mediopié  con el talón apoyado en el suelo, trasladando el peso del cuerpo hacia adelante, hasta conseguir una presión suficiente y procurando mantenerla  durante unos segundos.

Trabajando con la silla de pilates,  podremos realizar múltiples variables en la flexoextensión  del tobillo, modificando la intensidad de los muelles,  fortaleciendo, de manera controlada la musculatura implicada.

 

Si tenemos la posibilidad de trabajar en el reformer, el estiramiento del tríceps sural-Aquiles- Fascia plantar será muy beneficioso para este tendinopatía. Lo podemos realizar en la barra del reformer, en cadena cerrada, aprovechando la tracción de los muelles.

En el  cadillac, en posición supina, empuje de la barra de apoyo (push-thru) con nuestros pies. Una vez extendidas las rodillas, podremos realizar flexiones dorsales con la intensidad apropiada para nuestro alumno.

 

Recuerda que en todos los ejercicios de pilates es muy importante mantener el control  y ser consciente de nuestro cuerpo y éste comienza en nuestros pies. El que seamos precisos y exactos en el Método hará que los resultados sean los buscados.

La Contrología es uno de los pocos métodos de entrenamiento que le da importancia a nuestros pies, trabajando a través de secuencias de movimientos controlados y precisos, con diferentes aparatos, dando variabilidad a nuestras sesiones. Aprovechemos esta diversidad  que nos facilita para generar un equilibrio muscular óptimo, puesto que nos permite trabajar en diferentes rangos funcionales, con diferente carga y en diferentes planos,  con el objetivo de  que nuestro alumno,  a través de un movimiento preciso, logre un  correcto equilibrio de su cuerpo.

 

Raquel Carragal Da Costa

Graduated in Physical Activity and Sports Sciences. Collegiate: No. 58265.

Nationally Certified Pilates Teacher ® nº16346

 

Bibliografía

*Calais Germain, B. “Anatomía para el movimiento. Tomo I” 2004 La liebre de Marzo

*Kapandji, A.I. “ Fisiología Articular” 2010 Editorial Mádica Panamericana.

*Lippert, H. “Anatomía. Estructura y Morfología del cuerpo humano”. 2002 Marban

*Neumann, D. “Fundamentos de Rehabilitación Física. Cinesiología del Sistema Musculoesquelético” 1999 Edit. Paidotribo.

*Posel, P. Schulte, E. “Sobotta. Esquemas de Anatomía “2000 Marban

 

¿Quieres ver más publicaciones de Raquel Carragal?