Introducción a la Técnica Alexander

1.- ORIGEN Y DESARROLLO
El origen de la Técnica Alexander se sitúa a finales del siglo XIX. Frederick Matthias Alexander (1869-1955) nació en Tasmania (Australia). Desde el principio de su carrera de actor tuvo tendencia a tener problemas de voz y después de hablar con varios médicos y profesionales de la voz llegó a la conclusión de que tenía que buscar él mismo la respuesta a sus dificultades.

Cuando hablaba no tenía ningún problema, su voz sólo se resentía cuando recitaba delante del público. Pensó que probablemente en el escenario hacía algo con su voz que le llevaba a perderla. Lo que se le ocurrió fue ponerse delantetecnicaalexander1 de un espejo y observarse mientras hablaba y mientras recitaba. Al principio no apreció ninguna diferencia pero poco a poco fue viendo que cuando recitaba echaba la cabeza hacia atrás, deprimía el pecho y cogía aire por la boca.

Desde el principio pensó que estas tendencias podían ser las responsables de su problema y comprendió que se habían convertido en hábitos subconscientes difíciles de controlar y más aún de cambiar. Con el tiempo y la experiencia se dio cuenta de que no podía contar con su propia percepción sensorial como guía para saber lo que hacía consigo mismo cuando estaba delante del espejo o en el escenario. Así que su siguiente paso fue buscar la forma de cambiar lo que hacía sin contar con el sentido cinestésico (el sentido que debería informarnos de cómo estamos en el espacio).

tecnicaalexander2Alexander desarrolló un método basado en definir y afinar una serie de órdenes mentales que incidían directamente en los mecanismos de soporte y en otras funciones corporales. A lo largo del proceso comprendió varias cosas.

Por un lado comprendió que el ser humano no puede ser dividido en partes, no se puede separar lo mental de lo físico, ni en las actividades cotidianas ni a la hora de resolver algún problema. Funcionamos como un todo. Constató que tenía ideas preconcebidas de sí mismo y de lo que podía o no podía hacer a la hora de emitir la voz.

Por otro lado comprendió que su primera labor debía ser aprender a parar el estímulo mental de recitar. Lo que ocurría, según su experiencia, era que, aun antes de empezar a recitar, los hábitos ya habían entrado en juego, ya que en ningún momento había considerado los medios que utilizaba para conseguir su objetivo. Por ello decidió renunciar a la idea de recitar y en su lugar empezó a usar las órdenes con las que había estado trabajando y le habían proporcionado buenos resultados. Negarse mentalmente a hacer lo que “quería” hacer le dio la oportunidad de llegar a su objetivo por un camino “no habitual”, que le libró de sus problemas de voz.

En 1904 se fue al Reino Unido, donde pensó que tendría más posibilidades de darse a conocer, y vivió allí hasta su muerte. Hasta 1955 escribió cuatro libros hablando de su técnica, entre ellos “El uso de sí mismo”. En los años 30 inició un primer curso para formar profesores y a partir de ahí se fue desarrollando hasta nuestros días. En la actualidad hay en España unos sesenta profesores repartidos por la geografía nacional.

2. APLICACIÓN DE LA TÉCNICA Y BENEFICIOS GENERALES

OLYMPUS DIGITAL CAMERALa Técnica Alexander es un proceso de aprendizaje basado en el individuo. Se trata de aprender a observarse a sí mismo, de forma que uno vaya tomando conciencia de sus hábitos en el contexto de la vida cotidiana. Los hábitos son patrones de respuesta a un estímulo dado y se caracterizan por ser automáticos y subconscientes.

El aprendizaje se hace con un profesor que trabaja con sus manos sobre el alumno; lo que se busca es que tenga una experiencia de movimiento, coordinación y equilibrio más respetuosa hacia sus propias necesidades y que además integre la relación entre el objetivo y los medios para conseguirlo. A menudo los objetivos adquieren tal importancia que los medios pasan a un segundo plano.

La Técnica Alexander es una herramienta para el acto de vivir. Nos ayuda a conseguir lo que nos habíamos propuesto sin hacernos daño; a potenciar nuestras cualidades y limitar nuestros defectos; será útil para resolver todas aquellas cuestiones relacionadas con el uso en la vida cotidiana.

Trabajamos con el “uso”, se trata de un proceso dinámico que tiene sentido dentro del contexto del movimiento. No es la postura, sino el uso que hacemos de nuestras capacidades en un momento dado; no es aprender a hacer algo bien, sino aprender a responder de forma constructiva a un estímulo que nos sorprende o nos exige un esfuerzo extra; no es conseguir algo rápidamente sino conseguirlo de forma que más tarde no necesitemos dos días enteros para recuperarnos. Esta técnica supone un proceso de introspección que nos puede llevar a mejorar mucho la percepción de nosotros mismos y se puede convertir en una herramienta muy útil a la hora de aprender algo nuevo o enfrentar situaciones difíciles, aburridas o que no nos gustan. Además puede ser de gran ayuda para mejorar el equilibrio, la coordinación y la flexibilidad mental y física. También puede ayudar a prevenir la rigidez muscular y las lesiones derivadas de un mal uso de nosotros mismos.

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

1.F.M. Alexander (1995). El uso de sí mismo. 1ª edición. Barcelona: Ed. Urano
2.Michael Gelb. (1987).El cuerpo recobrado. 1ª edición. Barcelona: Ed. Urano
3.Edward Maisel. (1995).La Técnica Alexander.1ª edición. Barcelona: Ed. Paidós

Autora: Marta BarOLYMPUS DIGITAL CAMERAón Holczer
Graduada en el Constructive Teaching Centre, Londres (Reino Unido). Miembro de APTAE (Asociación de Profesores de Técnica Alexander en España)
Teléfonos de contacto:635 980 744 / 913 147 648
Email: martabhol@hotmail.com
www.tecnicalexander.org

Para encontrar un profesor en España: www.aptae.net
La imagen del felino es de www.leopardsolutions.com

escrito por Marta Barón Holczer