Suplementación antiaging

El envejecimiento es un proceso al que nos vemos sometidos todos los seres humanos y que comienza a partir de los 25 años.

Conlleva una pérdida de energía y un aumento de la vulnerabilidad.

Es imposible evitar el paso del tiempo, pero si podemos optar por mantener nuestra vitalidad y tener un buen aspecto físico a una edad avanzada.

Un programa completo Antiaging debe cubrir diferentes áreas:

  • Actividad Física
  • Control del Estrés
  • Cuidado de la Piel y el Cuerpo
  • Nutrición
  • Suplementación

Hoy en día contamos con suplementos nutricionales específicos para el cuidado de nuestros genes. A continuación veremos algunos de ellos:

  • Vitaminas y Minerales: estos micronutrientes son imprescindibles para que el metabolismo sea correcto. Cuando no tenemos el aporte suficiente de estas sustancias, se puede dañar el ADN dando lugar a diversas enfermedades. Complejos multivitamínicos como Protrient están formulados para cubrir nuestras necesidades sin riesgo de un exceso de vitaminas.
  • Coenzima Q10: esta estancia se encuentra en el interior de las mitocondrias y forma parte del sistema de generación de energía. Además, estimula la función cardiaca. Desciende con la edad por lo que es conveniente su administración.
  • Proteína de Suero de Leche: a medida que nos hacemos mayores disminuye nuestra masa muscular. Este proceso denominado sarcopenia se puede atenuar consumiendo proteínas de alto valor biológico como la proteína de suero de leche.
  • Suplementos de Ácidos Grasos Esenciales: los omega 3 y omega 6 tienen innumerables efectos beneficiosos sobre nuestra salud. Destacan la capacidad de los omega 3 de disminuir marcadores inflamatorios en procesos de artrosis, artritis, fibromialgia, fatiga crónica o enfermedades coronarias. También juegan un papel importante en la disminución de los triglicéridos y en el mantenimiento de la función neuronal. Los omega 6 se utilizan para combatir procesos alérgicos, rinitis, eczemas y mejorar el aspecto de la piel, el cabello y las uñas.
  • Estimulantes del Sistema Inmunitario: el estrés y el paso del tiempo hacen más vulnerable a nuestras defensas. Suplementos como los probióticos, prebióticos o el calostro bovino , nos permiten protegernos frente a infecciones, catarros o virus.
Autora: Aruka Andrés