Activa tu columna para comenzar bien el día

Tener un buen descanso y un correcto comienzo físico del día es vital para procurar un buen augurio para cada día emprendido en nuestra vida. La salud de nuestra columna es parte central de este objetivo y tener un pequeño plan para llevarlo a cabo es el primer paso que podemos dar.

Antes de comenzar con ciertos movimientos y ejercicios que pueden activar nuestra columna de la mejor manera, debemos tener en cuenta que mucho de lo que influye en nuestro buen despertar es el lugar donde dormimos.

Estos son algunos de los aspectos que conviene tener en cuenta para favorecer un buen descanso nocturno:

  • Ubicarse en una habitación en completo silencio y oscuridad procura un correcto descanso profundo, como ha sido comprobado en diversos estudios del sueño.
  • Un colchón firme, en buenas condiciones, y una almohada adecuada para nuestra cabeza y cuello así ambos puedan mantener sus curvaturas naturales y no lastimar nuestra columna.
  • Completar un sueño de como mínimo 7 horas y de promedio 8 horas de sueño corrido (dependiendo la edad de cada uno), establecen que nuestro desarrollo psíquico, producción de hormonas y recuperación física sean alcanzados.

Nuestra columna y sus vértebras juegan un rol activo en engranaje de procesos de que se ejecutan durante el sueño. Salir del estado de verticalidad y quitar las presiones que se imparten a los discos intervertebrales durante el día, dando lugar al estado horizontal en el reposo, permite la rehidratación nuevamente de esos discos que fueron de manera normal cediendo sus líquidos a los cuerpos vertebrales en el día. Sabiendo que este proceso de los discos intervertebrales es habitual en todas las personas, sumar el hábito de consumir abundante agua como primera acción del día resulta de suma ayuda a dicho correcto funcionamiento.

Habiendo realizado nuestro correcto dormir, el primer consumo de agua matutino y pasado el estado de somnolencia al despertar, donde uno ya comienza a realizar sus primeras acciones programadas del día, nos da lugar a sumar ciertos movimientos y ejercicios para activar nuestra columna que favorecerán su correcta salud. A continuación te proponemos unos ejercicios sencillos y efectivos para despertar tu cuerpo al inicio de cada día. Aquí, y al final de este artículo, dispones además de un enlace para ver los ejercicios en video, lo que puede ayudarte a percibir mejor los detalles.

1.Estirar piernas y brazos hacia fuera del centro del cuerpo.

2.Elevar suavemente la cintura escapular (hombros y omóplatos).

3.Extensión y flexión de tronco acostado de lado, con rodillas acompañando.

4.Acostado de lado, llevar pierna flexionada hacia atrás con acompañamiento del tronco.

5.Boca abajo, elevar hacia el tronco la rodilla flexionada sin despegar del suelo.

6.Movimiento de rodillas juntas, controladamente, de un lado hacia el otro.

7.Sujeción de rodillas juntas hacia el tronco con movimientos hacia los lados.

8.Cruzar pierna flexionada hacia los lados con contraposición de cabeza.

9.Estiramientos de brazos y piernas con cruce de 1 pierna por encima de la otra.

10.Giro completo suave de cuello y cabeza a ambos lados (cuidar la extensión hacia atrás).

11.Flexión y extensión de tronco en “cuadrupedia”.

12.De rodillas sentado en los talones extendiendo brazos adelante.

13.Rotación de tronco con manos sosteniendo pecho y cabeza, sentado.

14.Rotación de tronco con apertura de brazos y giros de cabeza, sentado.

15.Lateralización de tronco con mano sosteniendo cabeza, sentado.

16.Extensión y flexión de parte torácica del tronco, sentado.

Estos ejercicios sugeridos deben ser tomados con cierto recaudo de parte del ejecutante. No debemos ejercer fuertes presiones o grandes esfuerzos a la columna, ya que a primera hora de la mañana los discos no están aún preparados para grandes exigencias. Tomarnos el tiempo necesario para comenzar, dar tiempo de transición para así tomar temperatura corporal y sentir cómo el cuerpo se va adaptando a los movimientos de manera “gentil” es importante para dicho cometido.

Comenzar a incorporar de a uno estos ejercicios y progresivamente aumentar su cantidad es parte vital del proceso en busca del éxito que emprenderemos en esta nueva rutina que nos tiene como objetivo la activación correcta de la columna, “aceitarla ” para afrontar nuestro nuevo día. Nuevos hábitos y nuevas prácticas diarias conllevan un esfuerzo extra a nuestra vida atareada pero

¡Aventúrese! nuestra columna se verá premiada con el trato adecuado necesario para afrontar el día a día.

Ver vídeo con los ejercicios aquí.

Escrito por: Ismael Valverde Fernández

¿Quieres ver más artículos de Ismael Valverde Fernández?